Si desea recibir las últimas noticias de Inter‑Matrimonios introduzca su e‑mail aqui
  
Esta pagina web utiliza cookies. Si continua navegando en este sitio, da su consentimiento al uso de estas cookies.
Esta pagina web utiliza cookies.


Cliché o verdad?
(por Marina Fedorova)

Las mujeres rusas o ucaranianas son sumamente serviciales, no buscan hacer una carrera profesional, nos son exigentes y con lo único que sueñan es con ser buenas amas de casa…

Falso. Archi falso. Ah! El famoso cliché de la guapa jovencita rusa poco exigente, cuyo sueño es someterse a un gentil marido occidental (entiéndase por esto ocuparse sólo de los quehaceres domésticos y de los hijos) y que sabrá sacrificarse por su marido y su familia! Tendríamos la impresión de que son las mujeres casi perfectas si escuchamos este tipo de comentarios!
Pero en realidad, podemos hablar de "La" mujer rusa cuando en realidad se trata de 80 millones de personas diferentes? Cómo comparar una joven moscovita que consacra casi un 30% de sus economías a comprar cosméticos, a una "babuchka", deformada por una vida de trabajo extremamante duro, por los reiterados embarazos y abortos?
Cómo "meter en el mismo saco" una "dievuchka", una de esas jóvenes que no se interesan para nada a la política y que sueñan únicamente con ganar mucho dinero, con una mujer de unos cincuenta años, paralizada por una doble consciencia creada por el comunismo, que pone en contradición consatantemente su propia visión y la que viene del estado?
Sin embargo, a la manera de esas muñecas "matriochkas" coloreadas, recubiertas de un mismo barniz que se meten una dentro de las otras, el término de "mujer rusa" encierra una cierta realidad, más alla de las diferencias generacionales y de las pertenencias sociales.
Hay que sobre todo, diferenciar las mujeres que habitan las grandes ciudades como Moscú, Kiev o San Petersburgo, donde las mentalidades son bastante próximas de las nuestras, de las que viven en pequeños pueblitos, menos influenciadas por la imagen que les reenvían los medios masivos de comunicación rusos sobre las mujeres occidentales.
Veamos por que razones los europeos y los americanos consideran la mujer rusa como alguien sumamente apegada a los valores familiares:

Cliché número 1: la mujer rusa o ucraniana es buena, servcial y para nada exigente.

Según la tradición rusa o ucraniana la mujer debe "estar casada" (esta expresión es un juego de palabras en ruso y en ucraniano, ya que "estar casada" quiere decir también "estar detrás de su marido") para darle hijos, cuidarlo. La primera cuestión para una chica rusa será entonces de ser la esposa de, es decir "pegarse" a alguien. Por esto es cierto que buscará en cierta medida un nuevo padre en su futuro marido ya que no creerá que puede superar sóla los obstáculos de la vida. Entonces las jóvenes se casan muy jóvenes, justo después de terminar los estudios. En estos casos, es posible que el marido o las trate mal, o las engañe con otra (para el hombre ucraniano, la amante es una manera de afirmar su posición dominante, es como un cualidad más del "macho". Algo de lo cual él se jactará frente a sus colegas de trabajo y amigos: muchos hombres rusos dicen ser felices en su matrimonio, querer mucho a su mujer y a sus hijos, pero al mismo tiempo confiesan tener una o varias amantes). Pero la mujer va a soportar esta situación, porque en cierta medida ella está orgullosa de su estatuto de esposa. Sin un marido, la posición de la mujer en la sociedad es considerada como inferior.
De ahi la imagen de la mujer rusa o ucraniana guapa, buena, llena de solicitud, que no busca hacer una carrera profesional y que no es exigente: pero en realidad esto es un gran error porque esta situación no es en realidad una elección de parte de estas mujeres sino una coacción a la que están obligadas!!!!!
Pero las mentalidades han cambiado en los últimos años en Rusia y actualmente la mujer rusa descubre que la familia no está centrada en su marido sino en ella misma: ella es la que trabaja a la par de su esposo, la que educa a los hijos, la que prepara la comida, lava la ropa, se ocupa de la casa, etc… Ella toma conciencia al fin de su independencia, de su importancia: la mujer rusa comienza a defender sus derechos, su autonomía.
Ciertas mujeres ucranianas o rusas prefieren entonces los extranajeros porque piensan que ellos serán mas respetuosos de su condición, que escucharán siempre sus opiniones, que serán más responsables y que no beberán tanto como los ucranianos!. Según la visión de estas mujeres, para los hombres extranjeros, la mujer está en igualdad de condiciones en lo que respecta a las obligaciones domésticas y a la educación de los hijos. La mayoría de las mujeres ucranianas no piensan que los hombre ucranianos puedan comprender este tipo de cuestiones y menos aún ser fieles.

Cliché número 2: a las mujeres rusas no les interesa tener una carrera profesional.

Si las mujeres rusas no son tan "carreristas" como sus hermanas occidentales y privilegian la familia por sobre el trabajo, es por la simple razón de que en Rusia, es raro que las mujeres puedan ocupar puestos de trabajo interesantes ya que son víctimas de discriminación, mal pagadas, y no tienen casi ninguna posibilidad de hacer carrera.
Es necesario entonces relativizar: si la mujer con la que usted se ha contactado, ocupa en Rusia un puesto jerárquico que la apasiona (hay que reconocer que esto es raro en Rusia!) es probable que ella se aburra encerrada en su casa pasadas algunas semanas. O si por el contrario, ella nunca tuvo la posibilidad de tomarle el gusto a la posibilidad de hacer una carrera profesional interesante y bien pagada, lo haga cuando llegue a Espana. Las mujeres rusas son logicamente menos carrieristas que las occidentales: pero esto no es una elección personal, sino una traba impuesta por una sociedad machista. Cada persona se adapta a la sociedad en la cual vive, y es posible que su futura esposa tendrá entonces ganas de trabajar, después de algunos meses pasados en España.

Cliché número 3: las mujeres rusas sueñan con ser buenas amas de casa

Para una mujer rusa ser una simple ama de casa es una suerte de lujo impensable: en sus países de orígenes, las mujeres deben trabajar y al mismo tiempo ocuparse de las labores domésticas y todo esto sin la ayuda de los electodomésticos como el lavavajilla o el lavarropas… Obviamente que una vez en España será natural para ellas ocuparse de los quehaceres domésticos si no trabajan. Las mujeres inscriptas en nuestra agencia tienen en general un buen nivel de educación, además de verdaderas cualidades humanas, y de ser muy dinámicas, lo cual es lógico sólo por el hecho de querer casarse con un extranjero que supone un camino largo y tedioso y por ende, un buen número de cualidades. Estas mujeres son ambiciosas (en el buen sentido del término!) y la mayoría espera poder encontrar un trabajo en España a fin de no ser relegada al simple rol de ama de casa!

En conclusión podemos decir que la mayoría de las mujeres rusas que quieren casarse con un extranjero, tienen deseos de reconocimiento y de respeto, son ambiciosas y tienen en general un caracter sólido, desean la igualdad en el seno de la pareja en lo que respecta a la educación de los hijos y la distribución de las labores domésticas. Ellas serán seguramente esposas atentas y fieles pero en ningún caso sumisas!!!

"La mayoría de las mujeres rusas quieren partir de su país y casarse con un extranjero"

Falso. El casamiento entre un español y una mujer de Europa del este es hoy en día un tema banal que se aborda en todas las emisiones radiales, en las revistas o a la televisión. Si creyeramos a los medios de comunicación, todas las mujeres de europa del este querrían casarse con hombres de europa occidental o de américa del norte!
Esto es evidentemente falso, ya que por cada decena de miles de damas rusas que quieren casarse con un occidental, hay en general una decena de millones felizmente casadas con hombre rusos! Y una mujer casada con un hombre ruso no va a divorciarse jamás para casarse con un hombre occidental, aunque las condiciones de vida sean claramente mejores aqui!
Según estadísticas recientes, solamente un 0,5 % de las mujeres rusas solteras o divorciadas desearía casarse con un hombre extranjero. La gran mayoría de las mujeres rusas, aunque no encuentren el marido que desean, no quieren irse de su país y prefieren vivir cerca de sus familias y amigos.
Las damas rusas que quieren dejar su país no toman este decisión a la ligera y todas las damas de nuestra agencia tienen consciencia de lo que esto implica: deben separarse de sus familias, de sus afectos, e ir a un país donde a la única persona que conocerán será a usted, no escucharán más su lengua materna y serán completamente dependientes de usted, al menos al principio. Pero ellas están listas a hacer este sacrificio por el hombre que sabrá conquistar su corazón!
Por favor, no se deje convencer por esta idea falsa de que usted es un valiente caballero medieval que va a salvar a estas mujeres de una vida de infierno! Usted estaría en este caso muy alejado de la realidad. Porque estas mujeres viven a veces, es cierto, en condiciones no muy buenas desde un punto de vista económico pero están orgullosas y aman profundamente su país! Son educadas e inteligentes y por si fuera poco, saben que miles y miles de hombres de todos los lados del mundo están interesados en ellas!!!

"La consumisión anual de alcohol en Rusia es mucho más elevada que en España"

Falso. En Rusia es de 12 litros por año y por persona mayor que en nuestro país, lo cual no es para nada excepcional ni alejado de los valores franceses o italianos por ejemplo. Aunque es cierto que se trata de alcoholes más fuertes (las dos terceras partes de la consumisión es de vodka) y se bebe de una manera intensa (inversamente al modelo mediterráneo) lo cual es mucho peor para la salud. Es además mucho más peligroso si se tiene en cuenta que se lo utiliza como consuelo para la pobreza o para dar un toque divertido a toda fiesta. Cualquier extranjero invitado puede testimoniar: el alcohol es utilizado para crear una cierta familiaridad a través de la embriaguez y asi dar la impresión de una larga intimidad. Los rusos lo beben en cada comida. El vodka juega asi el rol de un tranquilizante nacional, como en España el vino en otros tiempos o como los medicamentos hoy en día. El alcoholismo goza de una alta tolerancia social (los rusos se molestaron muy tardíamente por la inclinación del ex-presidente Yelstin por la bebida).
Los diferentes régimenes contribuyeron todos de una manera o de otra a este embrutecimiento colectivo. Los zares, necesidad fiscal obliga, multiplicaron los impuestos sobre el alcohol. En el siglo XIX, un cuarto de las recetas fiscales dependían del alcohol y Witte, bajo el pretexto de la higiene, decretó el monopolio por parte del estado en lo que respecta a la producción y la distribución del vodka, para garantizar de esta manera un mejor rendimiento del "presupuesto de la ignorancia". Los comunistas por su parte, mantuvieron artificialmente durante 50 años el precio de la botella de vodka a un precio insignificante.
Solo Gorvachof quizo erradicar de fondo el problema del alcoholismo. Por prudencia, primero atacó las tierras cultivadas de Giorgia y Moldavia destruyendo plantaciones centenarias. El pueblo ruso evitó este obstáculo a través de la destilación familiar de "samogones" a partir de todo lo que encontraba a su alcance y no solamente, como es costumbre, de el grano de trigo o de patata. Los accidentes fueron tan numerosos que la experiencia debio ser abandonada inmediatamente.
Pero hoy en día en Rusia, desgraciadamente y a causa de la crisis, cada año miles de personas mueren como consecuencia de la ingestión de vodka adulterado: onda de choque de la "ley seca" instaurada por Gorvachof durante la época de la Perestroika, con efectos muy devastadores. De todas maneras, hay que decir que el alcoholismo es tolerado cada vez en menor proporción, porque es uno de los orígenes de la sobremortalidad rusa (14,7 sobre mil casos contra 9,14 sobre mil en España), superior el período soviético y muy superior a las medias europeas. Las malas condiciones de vida, el desmantealmiento del sistema de salud (40% de los hospitales no tienen agua caliente!)y la falta de una verdadera política social hicieron descender la esperanza de vida a 59 años para los hombres (contra 63,8 años en los sesenta) y 72 años para las mujeres (contra 72,4 en el mismo período). Los hombres -mucho más que las mujeres- son víctimas del alcoholismo y del tabaco: 27000 personas murieron en el año 2000 después de haber consumido alcohol fraudulento, cuya producción estimada en el 50 porciento del mercado, no cesa de aumentar. 50% de la población masculina fuma (contra solo el 25% de las mujeres).
Con trescientos millones de cigarrillos vendidos cada año, Rusia es "Eldorado" para las multinacionales del tabaco.Y aunque en los rincones más alejados del país, las frutas y las verduras escasean, los cigarrillos y la vodka están siempre presentes en la "lavotchka" (kioscos, pequeños almacenes de barrio). Y esto aunque el alcohol sea responsable de accidentes de ruta, de ahogos, de homicidios… Además de ser una de las causas (junto con la consumisión de tabaco) de la propención a enfermedades cardiovasculares (en Rusia se producen 763 muertes por 100 000 habitantes, contra solo 267 en Bélgica).
Prisionera entre las pinzas de una tasa de mortalidad que no cesa de aumentar (14,7%) y una tasa de natalidad que no termina nunca de caer (8,4%) Rusia conoce, desde los años noventa, una neta caída de su población -que pasó de 147,8 millones en 1989 a 145 millones en 2001.
Si la caída demográfica siguiera cayendo a este ritmo (sólo en el año 1999, la población disminuyó de 768000 personas, es decir de un 0,5 %), en el 2050 Rusia tendrá solamente 100 millones de habitantes!

"Las mujeres rusas tienen un caracter diferente de las mujeres occidentales"

Verdadero. Las condiciones de vida y el estatuto de la mujer en Europa del Este hacen que su caracter sea un poco diferente del de las mujeres españolas, pero no hay tampoco que creer que esto las hace muy diferentes del resto de las mujeres de Europa del Oeste.Todo está, por supuesto, ligado a la cultura rusa y al nivel de vida reinante desde los tiempos de la ex-URSS.
Examinemos punto por punto las diferencias y sus posibles orígenes. Pero no perdamos de vista tampoco que cada persona es única!

1) En general las mujeres rusas son más pacientes y más tolerantes que las mujeres occidentales. Esto se debe al hecho de que en Rusia las palabras claves para la familia son la dependencia y la ayuda mutua. La familia rusa se construye sobre este principio de dependencia: los rusos son muy apegados a los miembros de su familia. Esto se debe en gran parte a las condiciones de vida: las familias rusas viven en pequeños apartamentos donde co-habitan 2 o 3 generaciones. Durante la época soviética, nadie podía comprarse un apartamento ya que estos eran puestos a disposición gratuitamente por el estado para cada persona durante todo el período en el que trabajaba (solo debía pagar por los trabajos de mantenimiento del edificio). Las normas de atribución eran estrictas: entre 5 a 8 metros cuadrados por persona! Una familia que tenía dos hijos del mismo sexo, sólo podía tener acceso a un apartamento de unos 30 metros cuadrados (cocina, baños y sala de estar no eran tenidos en cuenta para los cálculos). Una mujer divorciada con un hijo solo podía tener un apartamento con una sola pieza! En nuestros días las cosas han cambiado e hipotéticamente todo el mundo tiene el derecho a comprar su propio apartamento (el estado ya no distribuye ningún apartamento de manera gratuita). El problema es que comprar un apartamento es casi imposible para la mayoría de los rusos si tenemos en cuenta que el salario promedio es de unos 50 euros por mes! Vivir en pequeños apartamentos con los hijos y los padres obliga a cada uno de los miembros de la familia a una buena dosis de compromiso y de respeto por las reglas familiares y por la vida en comunidad.
Cada uno tiene sus propios límites en lo que respecta a la paciencia y a la tolerancia pero se puede decir que las mujeres rusas en general tienen una resistencia mucho más fuerte. Un pequeño conflicto banal y cotidiano, que resultaría insoportable para una mujer de europa del oeste, no lo será en lo absoluto para una mujer rusa, quien no le dará mayor importancia. Si tuvieramos que encontrar una metáfora para describir esto, podríamos decir que una mujer de europa del oeste tiene un termómetro que resiste hasta treinta grados mientras que el de una mujer rusa alcanza los noventa grados! Esto es lo que explica en parte que las mujeres rusas tienen una capacidad mayor que sus hermanas occidentales para controlar situaciones relacionales conflictivas y que los matrimonios hipano-rusos sean más sólidos
La mujer rusa no dejará nunca que la situación se degrade hasta llegar a un punto de no-retorno. Cuidado! Esto no significa tampoco que ella va a sacrificar su punto de vista y daros la razón siempre! Ella va a intentar ver las cosas desde un punto de vista diferente de manera que su posición sea respetada sin tener que llegar al conflicto abiertamente: a sus ojos, el resultado es más importante que las maneras. Usted no se dará ni siquiera cuenta de que ella ha obtenido lo que quería!

2) Las mujeres rusas tienen una falta de confianza en ellas mismas y son más dependientes de sus maridos que las mujeres occidentales.Esto se debe a que son víctimas desde hace decenas y decenas de años de discriminaciones sexuales y de una falta de respeto y de consideración por parte de los hombres: su honor ha sido en muchos casos escarnecido. Y por si esto fuera poco, la sociedad rusa no fomenta la entrada de las mujeres a puestos de responsabilidad dentro de la comunidad.

3) Las mujeres rusas son más femeninas que sus pares occidentales. Mientras que las jóvenes occidentales llevan puesto a menudo los mismos pantalones y las mismas sudaderas que los hombres, una mujer rusa no tiene problema en ponerse los talones altos y caminar por los empedrados (es todo un arte!) o pasearse con minifalda aunque haga frío. Las mujeres rusas son muy coquetas: intentan vestirse según la moda y maquillarse aunque no tengan el dinero para hacerlo. En invierno, ellas continuan siendo elegantes aunque esto signifique no llevar sombrero o ponerse medias finas. En el trabajo, las mujeres rusas están a menudo vestidas como la mujer española lo hace para ir a cenar a la casa de algún amigo o para una fiesta.
Las mujeres rusas se maquillan mucho, tanto como las americanas y mucho más que las españolas (una moscovita dedica treinta porciento de sus entradas a los cosméticos). Hay que reconocer que algunas exageran un poco y se parecen a las muñecas coloreadas!

4) Las mujeres rusas son más tradicionalistas en lo que respecta a la distribución de roles según el sexo. Recientemente se ha hecho la primera encuesta sobre este tema entre mujeres de europa del este y de europa occidental (alrededor de 2000 jóvenes de entre 13 y 25 años fueron interrogadas). Este sondeo internacional, dirigido por Anna Stetsenko del Instituto de psicología de la Universidad de Berna, mostró que mas jóvenes occidentales priorizan la familia y los hijos mientras que para las mujeres rusas cuya prioridad es dada a sus carreraas profesionales. En Suiza, el orden dado tanto por los hombres como por las mujeres, según interés decreciente pasa por la pareja, la carrera, los hijos y poseer una casa. Esto quiere decir que al contrario de lo que uno podría pensar, no hay nada de cierto en la idea de la mujer rusa que piensa sólo a ser sumisa a su amable marido!

5) Las mujeres rusas no comparten las ideas feministas occidentales y prefieren conciliar el oficio de agradar y el de triunfar en la vida. En Europa occidental, la prensa se cuestiona todo el tiempo si las mujeres deban dedicarse a criar a sus hijos o hacer una carrera profesional.,mientras que las mujeres rusas (un poco por obligación) se ocupan bien de las dos cosas: desde hace ya unas cuantas generaciones, han aprendido a hacerse cargo de los niños y a trabajar fuera del hogar. En Rusia, una mujer es a la vez médica, política, conductora de bus, o policía… y se ocupa de todas estas tareas diferentes con la misma feminidad con la que cría a sus hijos!

Las mujeres rusas pueden escribir, leer y hablar fácilmente en español o en inglés.

Falso. Las mujeres rusas tienen en general un buen nivel de de estudios y conocimiento de al menos una lengua extranjera (en el caso más seguido el inglés y más raramente el español) pero que en general no lo practican a menudo en la vida diaria y por lo tanto olvidan fácilmente todo lo que les ha sido enseñado. Leer una carta en inglés les tomará tiempo y si además reciben varias cartas al mismo tiempo, suena lógico que no tendrán el tiempo de leerlas todas! Una carta en ruso en cambio tiene muchas más posibilidades de ser leída integramente! Lo mismo en lo que respecta a la escritura: les será necesario entre 7 u 8 horas para escribir una carta de dos páginas en una lengua extranjera! Es por esto que si usted utiliza un intérprete, asegúrese de que no haga una traducción literal de su brillante e inteligente carta que una vez traducida no querrá decir nada en ruso! La traducción automática electrónica es horrible! Para comprobarlo haga este ejercicio: traduzca una frase del español al ruso por este método y luego traduzca nuevamente esta misma frase del ruso al español, asi podrá ver con sus propios ojos lo que es: sin comentarios!
Lo mismo podría decirse en lo que respecta a la traducción telefónica: ellas no hablan en general el inglés corrientemente y una llamada no le será de gran utilidad para usted, sólo llegará a intercambiar un par de palabras pero no será realmente enriquecedor si lo que usted quiere es conocer otros aspectos de la persona con la que se escribe (la que si saldrá enriquecida es su compañia de teléfonos cuando usted deba pagar la cuenta!)
No es por un simple azar que nosostros ofrecemos el servicio gratuito de traducción telefónica y escrita (efectuadas por un intérprete bilingüe) a nuestros adherentes: se trata de una necesidad imperiosa si se quiere establecer una comunicación de calidad entre usted y la persona de su elección y evitar de esta manera malentendidos que podrían ser irreversibles.

En los primeros meses que pasan después de la llegada a España, las jóvenes rusas se integran muy facilmente y no extrañan en lo más mínimo su país y su familia.

Falso. Durante los primeros meses, las mujeres rusas sienten lo que se llama "el mal del país", una nostalgia por la familia, por los amigos y por su tierra que extrañan fuertemente, es normal que en estos momentos ellas se hagan miles de preguntas a ellas mismas y que lloren de vez en cuando. No crea usted que ni bien llegadas, las buenas condiciones de vida van a hacerle olvidar lo que les gustaba de su país y su cultura.
La llegada a un país desconocido, o donde uno no conoce a nadie a excepción de su marido, y estar además imposibilitado de comunicar con otras personas a causa de la barrera de la lengua, complica enormemente la vida y es una causa de estrés. Hasta la más mínima acción significará un desafío insoportable: ella será absolutamente dependiente de usted (en los primeros meses) y no tendrá confianza en ella.
Eso no quiere decir que ella quiera volver atrás en su decisión ya que ella sabía desde el comienzo que el hecho de casarse con un extranjero y dejar su país no era una elección fácil: su objetivo principal era fundar una familia y su determinación por alcanzar ese objetivo será más fuerte y le hará superar la nostaliga por su país.
Nuestra experiencia nos ha mostrado que en general las mujeres rusas aprenden rapidamente a hablar y a comprender el español (en medida general al cabo de 5 o 6 meses) y se vuelven más independientes; aprecian poco a poco sus nuevas condiciones de vida y están muy contentas de haber logrado fundar un hogar.
La verdadera transición psicológica entre la nueva familia (la pareja que ella forma con usted) y su familia "anterior" (la de sus padres en Rusia) se realiza en general al cabo de un año. A partir de ese momento, ella sentirá que su verdadera vida y sus afectos están en España.
Cuando ella vuelva a visitar a sus padres, después de uno o dos años pasados en España, se sentirá muy contenta al comienzo pero después de un par de días comenzará a extrañar a su marido y su vida en España: por la primera vez, cuando ella vuelva a la península ibérica después de dos o tres semanas transcurridas en Rusia, tendrá la impresión de haber vuelto a sus afectos, a su familia y no de haberla dejado.

COMPARTIR

NO DUDE EN CONTACTARNOS:

E-mail: contact_natalia@inter-matrimonios.com

Teléfono: +39 339 470 2436 (de Lunes a Viernes desde las 9 hasta las 18 horas)

178 Avenue Estienne d'Orves, 83500, La Seyne sur Mer, France

SIRET: 43308620400040

Siguenos: Inter-Mariage - rencontres femmes russes Twitter Google+  YouTube Dailymotion Vimeo


© 2000-2017 Inter-Mariage.com 
All rights reserved!